cuanto dinero ha robado rato

Уrdenes Militares

La Orden de San Juan de Jerusalйn (o del Hospital). surgiу como transformaciуn de una comunidad que desde mediados del siglo XI atendнa a los peregrinos en un hospital de Jerusalйn adjunto a la iglesia de San Juan. Durante el instrucción de Raimundo de Puy se codificу la regla de la nueva instituciуn, que fue confirmada en el aсo 1120. A los tres votos religiosos aсadieron el voto de armas por la carestia de colaborar con los cruzados en la defensa de Tierra Santa. Fuertemente respaldados por el Pontificado y contando con la protecciуn de los prнncipes, fundaron establecimientos en el oeste de Europa destinados a financiar su gestiуn en Oriente.

En Aragуn, ya ayer de la asesinato de Alfonso I el Pendenciero . se registran donaciones a su ayuda, pero serб a partir de 1134, en virtud del testamento de dicho monarca, cuando pasen al primer plano de la vida polнtica, al ser instituidos, adjunto con Templarios y canуnigos del Santo Sepulcro, herederos del reino. Tras unos aсos de negociaciones, renunciaron a sus derechos a beneficio de Ramуn Berenguer IV de Barcelona, a cambio de fuertes compensaciones materiales en Barbastro . Huesca . Zaragoza . Calatayud . Daroca y Jaca . A partir de este momento se prodigaron los donativos por parte de los fieles de todas las categorнas sociales, impulsados por los beneficios espirituales que les deparaba la Orden. El incremento de heredades determinу la formaciуn de circunscripciones administrativas; las posesiones sanjuanistas en Cataluсa y Aragуn constituyeron la denominada Castellanнa de Amposta . Las encomiendas fueron la cйlula almohadilla de la organizaciуn econуmica; a su frente se hallaba el comendador (o perceptor). Internamente de los miembros conventuales, los caballeros tenнan como misiуn especнfica el servicio de armas. El prior, capellбn y diбconos atendнan a la vida espiritual de la comunidad. Habнa tambiйn frailes sirvientes, encargados conexo con los donados del cuidado de pobres y enfermos. El hбbito de los Hospitalarios era infeliz, sobre la capa llevaban la cruz blanca, distintivo de la Orden, que en pleito destacaba sobre la cota de color rojo.

Fue sobre todo con Alfonso II de Aragуn cuando se registrу el longevo auge de los dominios sanjuanistas en tierras aragonesas, marcando el inicio de varias encomiendas. Entre las donaciones con que les favoreciу el monarca se registra la concesiуn en 1180 de la Zuda de Zaragoza, a partir de este momento sede central de esta dilatada encomienda. Recibieron tambiйn de la realeza una serie de privilegios y exenciones fiscales, extensibles a todos sus dominios en Aragуn.

Observando la distribuciуn geogrбfica de las encomiendas sanjuanistas en Aragуn, se aprecia una decano concentraciуn de los dominios de la Orden en el valle del Ebro. El rнo venнa jalonado por los establecimientos de Mallйn . Aсуn . Remolinos . Zaragoza . Pina . Samper de Calanda y Caspe ; en la huerta del Jiloca se encontraba la encomienda de Calatayud y en la frontera con Navarra, la de Castiliscar . La encomienda de Huesca regнa las posesiones en la ciudad y su amplio entorno; Barbastro fue centro sanjuanista de cierta importancia y tambiйn contaron con haberes en Jaca . En Daroca no hubo preceptorнa, si adecuadamente poseyeron algunas heredades. En las tierras turolenses se hallaba la encomienda de Aulaga . De todas estas encomiendas la de Mallйn fue la pionera, llegando a ser centro radial de los dominios hospitalarios navarro-aragoneses. Seguidamente fue desplazada en importancia por la de Zaragoza, que a partir de los ъltimos aсos del siglo XII se transformу en rectora de las diversas casas del valle medio del Ebro. Los comendadores de Zaragoza extendieron su jurisdicciуn por tierras del Jalуn, donde contaron con los centros conventuales de Grisйn y La Almunia de Cabaсas (o de Doсa Godina) . En Grisйn se fundу en 1177 un convento de religiosas Hospitalarias, precedente luego al de Sijena (fundado por la reina doсa Sancha en 1188), pero la comunidad de Grisйn se disolviу en la futuro centuria.

Los Hospitalarios aragoneses, en su calidad de monjes soldados, participaron en algunas empresas de la Corona, al mando del Castellбn de Amposta. Es mбs de destacar su agricultura en la colonizaciуn del zona aragonйs. En la dinбmica de este proceso constituyу hábitat primordial la concesiуn de cartas pueblas que habнan de componer el entorno jurнdico de la comunidad de vecinos. Conocemos, entre otras, las otorgadas por los monjes a Cetina (entre 1151-1157), La Almunia de Doсa Godina (1178), Alpartir (1178), Grisйn (1178) y Tojo (1216). Las monjas de Sijena dieron carta de poblaciуn a Candasnos (1217) y a Bujaraloz (1254). Adentro de su actividad econуmica, debe seсalarse la plantaciуn de viсedos, puesta en cultivo de landas, mejoras en el sistema de riegos y potenciaciуn de nuevas fuerzas hidrбulicas, asimismo la creaciуn de molinos, transigencia de mercados, etc. En otro orden de actividades seсalemos la custodia de objetos de valía, prйstamos a la realeza y a los particulares, desempeсo de fincas y otras operaciones financieras.

Tras la extinciуn del Temple en 1312, se iniciу una serie de negociaciones entre Jaime II de Aragуn y la Santa Sede. El 10-VII-1317, el Pontнfice Juan XXII creу la Orden de Montesa, a la que se asignaron los intereses de los Templarios en el reino de Valencia (menos dos de sus encomiendas) y que recibiу la protecciуn de los reyes aragoneses, quienes a su vez se lucraron de su ayuda marcial (esta orden siguiу las directrices de la de Calatrava y la regla cisterciense, contando como insignia originaria una cruz flordelisada en desfavorable sobre la que se superpuso en memoria la de San Jorge de Alfama, una cruz plana y sencilla en rojo). El resto de sus capital en la Corona de Aragуn pasу al Hospital, lo que determinу el desdoblamiento de la Castellanнa y una nueva estructuraciуn de las encomiendas. Entre los jerarcas de la Orden en el siglo XIV destaca la figura de Juan Fernбndez de Heredia . gran humanista e historiador. Su gestiуn en el orden econуmico fue seсalada, adecuado a las medidas impuestas en los diversos distritos de la Castellanнa con el fin de ocultar la crisis producida por los estragos de la Peste Negra y las secuelas de la aniquilamiento con Castilla.

Orden del Temple. Mбs tardнa que la del Hospital, se organizу tomando el maniquí de aquйlla, adoptando desde el primer momento el carбcter de milicia con objeto de dedicarse a la defensa de Tierra Santa. La iniciativa de su fundaciуn partiу de Hugo de Payens, natural de la Champaсa, y de un peña de compaсeros. En 1127 recibieron el agradecimiento papal, un aсo despuйs un concilio reunido en Troyes confirmу la regla de la Orden. Balduino II, rey de Jerusalйn, les cediу una parte del palacio que se identificaba con el templo de Salomуn, lo que les valiу el nombre de caballeros del Templo (Temple por el origen francйs de sus primeros miembros). A partir de 1145 ostentaron sobre el hбbito blanco el distintivo de la cruz roja sobre el hombro-izquierdo.

Su presencia en Aragуn tuvo ocupación unos aсos ayer del testamento del Belicoso. Al renunciar al reino se les compensу con los castillos de Monzуn . Mongay . Chalamera . Barberб, Remolнns y la promesa del de Corbнns, ademбs de una serie de importantes privilegios. Poco despuйs de que en 1135 recibieran Novillas de manos de Garcнa Ramнrez de Navarra, esta casa conventual se transformу en centro radial de su expansiуn por la ribera del Ebro, mientras que la casa de Monzуn regнa los dominios templarios en la zona limнtrofe con Cataluсa. En la segunda fracción del siglo XII destacan las largas listas de cofrades del Temple que entregaban sus acervo a la Orden (en particular heroína y armas) o se comprometнan a abonar anualmente determinada cantidad en hacienda o especies. En el aсo 1196 recibieron un importante donación en las tierras meridionales del reino de Aragуn, al incorporarse a sus dominios todos los posesiones de la Orden del Santo Redentor de Alfambra (o de Montegaudio), cuyos monjes marcharon a Leуn, su tierra de origen. Se incluнan, entre otros lugares, los castillos y villas de Alfambra . Castellote . Villel y Libros .

En una primera etapa, los Templarios en Aragуn y Cataluсa dependнan de la Provenza, después adquirieron su autonomнa respecto a la casa francesa. Al frente de cada encomienda se hallaba el comendador, que ademбs de admitir la direcciуn de la comunidad dirigнa a los caballeros en el campo de batalla. Йstos contaban con auxiliares o armigers. Habнa tambiйn frailes dedicados a las funciones de нndole espiritual y legos encargados de las tareas domйsticas. El consejo de frailes o Capнtulo, al igual que entre los Hospitalarios, era un organismo consultivo y en ocasiones decisorio.

En las tierras centrales del valle del Ebro los dominios de los Templarios contaban con la encomienda de Novillas, a la que llegу a aventajar en importancia la de Zaragoza. Siguiendo el curso del rнo se hallaban las de Pina . Zaida y Orla. Donde se registrу un decano nъmero de encomiendas templarias fue en la zona uruguayo del reino, al amparo de sus fortalezas, asн Monzуn, Chalamera y Angarillas y en la tierra pérdida turolense las de Castellote, Cantavieja, Alfambra, Villel y Libros. Otras encomiendas fueron las de Tarazona, Calatayud, Uncastillo y Espejo. La de Huesca ejerciу su radiodifusión de acciуn por un amplio sector. Tambiйn poseyeron capital en Fraga.

El carбcter de milicia debiу de ser mбs pronunciado en la Orden del Temple que en la del Hospital. Se distinguieron en el sitio de Tortosa, recibiendo de Ramуn Berenguer IV el botellín de la plaza. Participaron en las Navas de Tolosa, en la conquista de Mallorca y en las campaсas de Este, asн como en las posteriores empresas de los reyes en cuanto a la defensa del comarca. Su participaciуn en la reactivaciуn de la economнa aragonesa fue tambiйn decisiva. Desde Monzуn llevaron a extremidad la colonizaciуn de un amplio sector de La Parihuelas donde en 1158 concedieron carta de poblaciуn a Binйfar . Otro importante centro fue Cantavieja . villa a la que dieron carta puebla en 1225. Unos aсos despuйs otorgaron la de Mirambel y las de otros lugares de la bailнa. En la ribera del Ebro sobresale la quehacer llevada a lugar por los monjes desde Novillas y luego desde Zaragoza.

Cuando a principios del siglo XIV se iniciу en Francia la ataque contra los Templarios, no existнa en Aragуn ningъn sнntoma de hostilidad contra ellos. Pero las presiones de Felipe IV el Hermoso y la pasión del Papa Clemente V, condujeron a Jaime II de Aragуn a decretar su proceso. Atrincherados en sus castillos, resistieron el asedio de las tropas reales, siendo el castillo de Monzуn el ъltimo en rendirse. Una dispensa expedida por el Pontнfice el 22-III-1312 ordenaba la extinciуn del Temple. Despuйs de unos aсos de tramitaciones, sus fondos pasaron a engrosar las riquezas de la Orden de San Juan de Jerusalйn en la Castellanнa de Amposta.

cuanto dinero ha robado rato

Orden del Santo Sepulcro. Naciу tambiйn en Palestina, en plazo no mencionado al 1100, aсo en que Godofredo, duque de Lorena, marchу a Tierra Santa unido con un montón de canуnigos, estableciйndose en la iglesia del Santo Sepulcro que restauraron. Poco despuйs el patriarca latino de Jerusalйn les dio la regla de San Agustнn, tierras y algunas rentas, colchoneta original de su patrimonio. Sus miembros, ademбs de atender a las funciones del culto, asumieron la tarea de defender a los peregrinos. Tras la aprobaciуn papal, la instituciуn se propagу por los reinos cristianos europeos. Fue coheredera con las Уrdenes del Temple y del Hospital del reino que les legу en su testamento Alfonso I de Aragуn. Al renunciar a sus derechos a la herencia del Pendenciero, los canуnigos del Santo Sepulcro fueron compensados con capital en varias localidades aragonesas, particularmente en Calatayud . donde establecieron su casa central. Sus iglesias y centros conventuales se extendieron asimismo por el reino de Castilla, registrбndose el viejo auge de sus dominios en Espaсa durante el siglo XIII. La instituciуn contу tambiйn con casas de religiosas, entre ellas la todavнa existente en Zaragoza con el nombre de Vivo Monasterio de Canonesas Comendadoras del Santo Sepulcro, que fundу a fines del siglo XIII, doсa Marquesa Gil de Rada, hija de Teobaldo II de Navarra y viuda de un hijo natural de Jaime I de Aragуn.

Orden de Calatrava. Sancho III de Castilla, en el aсo 1158, confiу la plaza de Calatrava a Raimundo . prelado del monasterio cisterciense de Fitero, que se ofreciу a defender el castillo con un montón de caballeros. Йste fue el punto de comienzo de la fundaciуn de esta Orden Marcial espaсola, cuyos primeros miembros, al fallecer el sacerdote Raimundo, eligieron un prior secular. El Papa Alejandro III en 1164, confirmу la regla de la instituciуn que quedу bajo el patrocinio y dependencia del rector de Scala Dei, en la Gascuсa. En 1179 los frailes de Calatrava recibieron de manos de Alfonso II de Aragуn el castillo de Alcaсiz . colchoneta para la formaciуn de una importante encomienda. Los monarcas aragoneses dispensaron su protecciуn y beneficios a esta milicia, que supo corresponder colaborando activamente en la reconquista de las Baleares y del reino de Valencia. Importantes encomiendas en el reino de Aragуn fueron las de Calanda . Alcorisa y Maella . Al hбbito blanco (con escapulario) de los caballeros de Calatrava se incorporу a partir de 1385 una cruz roja flordelisada.

Orden de Santiago. Es otra de las Уrdenes Militares nacidas en Espaсa en funciуn de la reconquista del división. Sus raнces hay que buscarlas en el aсo 1170, cuando tras la reconquista de Cбceres, Fernando II fundу la hermandad de los «frailes de Cбceres», confirmada en 1175 por el Pontнfice. En tierras aragonesas hizo su apariciуn en 1210, aсo en que el prior Fernando Gonzбlez colaborу con Pedro II en la ocupaciуn de Montalbбn (T.). El monarca donу la villa al director, que fundу allн una encomienda de la Orden, llamamiento a ser casa matriz de sus establecimientos en la Corona de Aragуn. El convento de la villa de Montalbбn quedу sometido en un principio al prior de Uclйs, quien serнa el receptor de las rentas de los distintos centros santiaguistas. La Orden incluнa dos categorнas de miembros: clйrigos y laicos, siendo la de Santiago la ъnica milicia religiosa de la Perduración Media que admitнa casados en sus filas. Su carбcter marcial pudo manifestarse con ocasiуn de la reconquista del reino de Valencia; el comendador de Montalbбn, segъn relatan las crуnicas, condujo al campo de batalla no sуlo a los caballeros santiaguistas, sino tambiйn a los habitantes de la villa. A mediados del siglo XIII tuvo superficie el decano incremento de los dominios de la Orden, merced a donaciones y adquisiciones por compraventa, estabilizбndose su patrimonio a fines de ese siglo. Entre las mбs importantes posesiones santiaguistas en el reino de Aragуn deben citarse el Hospital de San Bartolomй de Zaragoza (llamado seguidamente de la Merced), la casa de la Merced de Teruel, la encomienda de San Marcos de Teruel y la entrada de Villanueva de Huerva . Tambiйn contaron con beneficios en Calatayud y Albarracнn.

Las Уrdenes Militares despuйs de la Reconquista. Finalizada la reconquista del comarca peninsular, las Уrdenes Militares perdieron su primitiva esencia. A la par que se abandonу el carбcter de milicia, se produjeron hondas transformaciones en la vida conventual, desligбndose sus miembros del celibato, previa dispensa de los pontнfices. Los Reyes Catуlicos adoptaron la decisiуn de incorporar los Maestrazgos de las Уrdenes espaсolas a la Corona. En 1487 Fernando el Catуlico asumiу la administraciуn de la de Calatrava, que Adriano VI confirmу a perpetuidad en 1523. En cuanto a la de Santiago, a mediados del siglo XV surgieron disensiones en su seno, estando a punto de producirse un cisma en la Orden, que pudo evitarse al hacerse cargo los monarcas de la suprema jurisdicciуn. A partir de este momento ambas уrdenes comenzaron a decaer, aun cuando conservaron privilegios y rentas. Tambiйn a fines del siglo XV se decidiу suprimir la Orden del Santo Sepulcro, por sello de Inocencio VIII de 1489, aunque pudieron conservar su independencia algunos prioratos, entre ellos el de Calatayud. La Orden de San Juan de Jerusalйn, por su carбcter universalista, siguiу una trayectoria distinta a las anteriores. En 1530, el emperador Carlos V les concediу la isla de Malta, radicando allн a partir de entonces su casa central y siendo por esto conocidos sus miembros como caballeros de la Orden de Malta. En el reino de Aragуn se aprecia a fines del siglo XVIII la decadencia de la instituciуn sanjuanista. Mбs tarde, la Desamortizaciуn de los haberes eclesiбsticos y las tendencias centralizadoras del siglo XIX dejaron reducidas las Уrdenes Militares a corporaciones nobiliarias de carбcter honorнfico.

Bibliog..
Ledesma Rubio, M.Є Luisa: «Las Уrdenes Militares en Aragуn durante la Existencia Media»; Actas I Jornadas sobre el estado presente de los estudios sobre Aragуn. Teruel, 1978. Se recoge en ese trabajo amplia bibliografнa.

  • Inquirir parte acerca de Уrdenes Militares
  • Agenciárselas en RedAragon informaciуn sobre Уrdenes Militares
  • credito familiar sucursales aguascalientes

    Ver este video: Cómo cambiar un crédito en VSM a pesos